Salud bucodental infantil


Las principales afecciones detectadas por los padres en sus hijos son la malposición dental (25%) y la caries dental (21%). Es por ello que los tratamientos ortodónticos y las obturaciones dentales (empastes) son los principales tratamientos realizados en los niños.

Más allá de las estadísticas, unos dientes de leche sanos (dentición primaria o temporal) tienen un papel indiscutible en diferentes cuestiones:

 

  • Desarrollar la capacidad del habla de forma inteligible.
  • Masticación eficaz, de suma importancia para una buena digestión y creación de hábitos correctos.
  • Desarrollo de estructura mandibular y características faciales normales.
  • Mantenimiento del espacio dental que ocuparan los dientes permanentes.

Estos dientes de leche son las primeras piezas dentales que aparecen en el niño. Su erupción se produce entre los 6 y los 24 meses de edad. Son 20 piezas, 10 superiores y 10 inferiores. Estas piezas mantienen su posición hasta caer, momento en que son sustituidos por las piezas permanentes (adultos). Esta sustitución empieza aproximadamente a los 6 años y finaliza a los 13 años, momento en que ya todas las piezas dentales suelen haber sido sustituidas.

Un cuadro extenso de caries, o la pérdida de piezas dentales temporales, afectará a todos los puntos anteriormente descritos, pudiendo provocar malformaciones faciales, malposición dental, y defectos a nivel del desarrollo, el aspecto y la viabilidad de los dientes permanentes.
Ya que las enfermedades bucodentales pueden iniciarse en la infancia, y siendo la caries una de las afecciones de mayor prevalencia en la niñez, es necesario que los padres se encarguen de mantener una correcta higiene bucal hasta que el niño adquiera la suficiente destreza para hacerlo por sí solo.

Los niños deben aprender a cepillarse los dientes cuanto antes, siendo la edad de inicio recomendada a partir de los 2 años.

Se produce la aparición de las bolsas periodontales que son un aumento del hueco ó espacio entre la superficie del diente y la parte interna de la encía. El proceso destructivo se extiende hasta llegar a comprometer la estabilidad del diente. Debido a la pérdida de fijación, en fases finales los dientes aparecen separados y comienzan a moverse, con pérdida de su normal ubicación y, finalmente, se produce la caída irremediable de la pieza.

El cepillado dental después de cada comida con un cepillo adecuado, pasta dentífrica especial para encías y el enjuague bucal, son fundamentales para la prevención y tratamiento de la gingivitis.

En cuanto aparecen los primeros síntomas se recomienda acudir al dentista para que pueda valorar la situación de las encías y evitar que la salud de estas se vea más afectada.

Productos relacionados


Contacta con nosotros

Ponte en contacto con nosotros. Rellena el siguiente formulario y nos pondremos en contacto contigo a la mayor brevedad posible.



LACER, S.A. tratará mis datos personales con el fin de gestionar la solicitud que le remito a través del presente formulario. Podré ejercer mis derechos de acceso, rectificación, supresión, limitación, portabilidad y oposición enviando una carta a LACER, S.A., a la atención del Data Protection Officer, C/ Sardenya, 350, 08025 Barcelona, o a través de la siguiente dirección de correo electrónico: dataprotection@lacer.es

Compartir esto